Hace dos semanas tuvimos que tomar la decisión de parar nuestra actividad y confinarnos como medida de precaución. Afortunadamente fue solo por cautela.

Ahora tenemos la responsabilidad de reanudar la actividad. Lo hacemos con muchas ganas y como parte de la cadena de pymes que son partner de grandes empresas esenciales, que no pueden ni deben parar su actividad porque sin ellas no tendríamos futuro.

Y, cuando decimos grandes, no nos referimos únicamente a su tamaño. Hablamos de todas aquellas empresas formadas por gente comprometida, consciente de su labor y altamente responsable.

En PRO3S tenemos un mensaje tanto para aquellos que se han quedado en casa como para aquellos que en ningún momento han dejado de cumplir con sus obligaciones laborales:

      • Gracias a los que se han confinado desde el primer día, parando la posible cadena de contagio y renunciando a su libertad.
      • Gracias a aquellos que, como nosotros, han tenido una actividad intermitente para garantizar la no propagación.
      • Y gracias a los innumerables héroes que han cumplido con su responsabilidad, no solo laboral si no social, atendiendo a sus puestos de trabajo. Una acción tan cotidiana y sencilla, pero que les ha obligado a enfrentarse al mundo exterior con un sentimiento de miedo, incertidumbre, y culpabilidad.

Ante la grave situación que nos está tocando vivir, cada uno de nosotros ha aportado su granito de arena de la mejor forma posible.

El equipo de PRO3S, tal y como comentamos en el post anterior, reanudamos la actividad con más ganas, con más compromiso y con mayor responsabilidad para hacerlo mejor.

Nos vamos a reincorporar en las próximas semanas de forma gradual, ordenada y extremando las medidas de precaución, pero con las ganas de ser nuevamente parte de la cadena de sustento de nuestro mundo y contribuir así a la reestructuración del nuevo mañana.