PROCESOS A TERCEROS está especializado en la fabricación de alimentos ecológicos y bio

Cada vez son más las personas que apuestan por un estilo de vida saludable y respetuoso con el medio ambiente y que, para conseguirlo, introducen en su despensa alimentos ecológicos, biológicos, orgánicos o sostenibles. Sin embargo, aunque estos productos compartan características, no son iguales. El proceso de producción, así como los elementos que intervienen en su elaboración, varía y, con él, las especificaciones de cada uno. ¿Quieres saber qué diferencias y similitudes hay entre unos y otros.

Alimentos ecológicos
Los alimentos ecológicos son aquellos que desarrollan todas sus etapas de crecimiento y producción en la naturaleza y sin necesidad de intervención artificial. Es decir, para que una hortaliza sea ecológica, la semilla también debe serlo. Y no solo eso: la tierra y el agua deben estar descontaminadas, deben aprovecharse las condiciones naturales para su desarrollo como el clima o el suelo y, en ningún caso, utilizarse ningún fertilizante o  pesticida químico. En el ámbito ganadero, se respeta la crianza en zona libre de contaminación, se nutre a los animales con  alimento ecológico y no se utilizan ni hormonas de crecimiento ni antibióticos.

Alimentos biológicos o productos no GMO
Los alimentos ecológicos y los bio son muy similares. Estos últimos destacan porque no contienen ningún componente que haya sido alterado genéticamente. Hay productos que consumimos habitualmente y están altamente modificados genéticamente. 

Alimentos orgánicos
Hacen referencia a aquellos productos sobre los que no se ha realizado ninguna intervención química para lograr su desarrollo óptimo. Un alimento etiquetado con el sello “orgánico” asegura que no se han usado pesticidas, fertilizantes u otras sustancias similares. Hay que aclarar que no todos los alimentos orgánicos son Bio, ya que puede ser que no contengan químicos pero que estén elaborados con productos manipulados genéticamente.

Alimentos sostenibles 
El término “sostenible” es más amplio y, por tanto, menos restrictivo, puesto que relaciona dos factores importantes: por un lado, el respeto al medio ambiente, y por otro, el económico. Un producto sostenible, aunque vela por el respeto del medio ambiente, tiene como criterio principal el bienestar de las personas.

De esta forma, se priorizará que los productores puedan beneficiarse monetariamente  con la venta de sus productos y, con ello, mejore la economía local, antes que conseguir una producción 100% ecológica.

Según la Organización Mundial de la Salud, este tipo de alimentos han sido producidos de forma tradicional y sostenible, sin utilizar productos químicos ni ser modificados genéticamente. Gracias a ello, son más respetuosos con el medio ambiente y con la salud del consumidor.

Con más de dos millones de hectáreas, España es el país de Europa con más superficie destinada a la producción ecológica. Los operadores han aumentado un 51% en diez años. El crecimiento del sector ecológico sigue constante y se estima un crecimiento del 6% en el número de operadores, de un 5% en superficie de producción ecológica y de un 11% en industrias bio. 

Es por ello que PROCESOS A TERCEROS, como empresa dinámica e innovadora, ha apostado claramente por la política de fabricación de alimentos ecológicos y biológicos, estando certificada desde el año 2015 por el Consejo Comarcal de la Producción Agraria y Ecológica CCPAE, con número de operador CT 004980 como empresa elaboradora de productos de origen Ecológico. 

Con la concienciación actual del bienestar personal, así como la conservación de nuestro planeta, PROCESOS A TERCEROS quiere contribuir con esta conciencia ecológica tan beneficiosa e innovadora poniendo a disposición de sus clientes sus instalaciones y métodos de trabajo con el fin de garantizar que los productos elaborados cumplen con cada uno de los estándares de calidad.