Aunque hoy en día estemos acostumbrados a ver latas de refrescos y de conserva en los lineales de los supermercados, su aparición en 1810 fue una auténtica revolución. Y es que, cuando el británico Peter Duran creó este cilindro metálico, no sabía que su invento cambiaría por completo el sector de la alimentación y nuestro día a día.

Antes de eso ya había hecho acto de presencia el barril de madera o la botella vidrio. Pero, sin duda alguna, fue este invento el que serviría de precedente para la creación del cartón o el plástico y pondría de manifiesto la importancia del envasado de sólidos y líquidos en nuestra sociedad.

¿Por qué? Porque los envases no solo nos permiten disfrutar productos de consumo en cualquier momento y en cualquier lugar. También nos ayudan a preservar nuestra salud y a mejorar nuestra calidad de vida.

Así, el envasado de sólidos y líquidos:

1. Garantiza la conservación de los productos

Leche, arroz, jabón, detergente, yogur… No importa el tipo de productos del que hablemos, el envasado de sólidos y líquidos es fundamental para protegerlo de la contaminación exterior y, de esta forma, preservar su forma, textura y aroma. Un aspecto que adquiere especial importancia cuando hablamos de alimentos, tan sensibles a los cambios de temperatura o las bacterias.

2. Preserva la salud del consumidor

Antes de que la lata, el plástico o el Teta Brik irrumpiesen en nuestra vida, los ciudadanos se veían obligados a comprar alimentos cada día y a consumirlos al mismo ritmo. De lo contrario, corrían el riesgo a que estos caducasen y se pudiesen intoxicar.

Con la aparición de este tipo de envases, así como de protocolos de seguridad para el envasado de sólidos y líquidos, los ciudadanos pueden espaciar la compra de alimentos y garantizar su perfecta conservación.

3. Facilita el transporte de productos

Sin duda alguna, una de las mayores aportaciones del envasado de sólidos y líquidos es el transporte de productos a zonas alejadas del área de producción. En la actualidad, es posible consumir kimchi coreano en Italia o tabasco estadounidense en nuestro país.

El envasado de sólidos y líquidos ha mejorado nuestra calidad de vida

4. Permite el almacenamiento de productos

El envasado de sólidos y líquidos no solo ha permitido el transporte y comercialización de los productos en cualquier lugar y en cualquier momento. También ha hecho posible su almacenamiento. En la actualidad, tanto empresas productoras como consumidores pueden guardarlos en su despensa sin miedo a que se deterioren.

5. Aporta información de interés

Además de garantizar la conservación de los productos, los envases ofrecen información de interés al consumidor. Por ejemplo, gracias a su etiquetado, pueden acceder datos tan importantes como sus ingredientes, su fecha de caducidad o su procedencia.

Y, gracias a su diseño y material de elaboración, pueden conocer un poco más a la empresa fabricante. Y es que no es lo mismo un envase de vidrio que uno de plástico o de cartón reciclado. La elección de uno u otro determinará la presentación del producto y la imagen de marca.

Expertos en envasado de sólidos y líquidos

En Procesos a Terceros (PRO3S) somos expertos en el proceso de envasado tanto de productos sólidos como de productos líquidos. Trabajamos para el sector de la alimentación humana y animal utilizando líneas de envasado específicas para cada área.

También tenemos una planta especializada en el envasado de productos químicos del sector de la detergencia tanto para uso industrial como uso doméstico.

En PRO3S ayudamos a nuestros clientes a encontrar el envase que se adapte mejor a sus productos, sea cual sea el formato, ya que disponemos de una gran variedad de envases y métodos de envasado. ¿Te ayudamos?