Si algo nos ha enseñado la pandemia del Covid-19 es que la limpieza y la desinfección son fundamentales en la lucha contra virus, bacterias, microbacterias u hongos. Y aunque en cualquier sector es necesario garantizarlas, existen algunos en los que se convierten en imprescindibles. Este es el caso de la alimentación. Una industria que, por sus características, requiere de unas medidas de limpieza y desinfección especiales. También, de unos detergentes y desinfectantes concretos. Y es que de su calidad y eficacia no solo dependerá la higienización y desinfección de superficies y ambientes, también la prevención de enfermedades e intoxicaciones.

¿Qué tipos de detergentes y desinfectantes hay?

Detergentes

  • Detergentes clorados: utilizados para limpiar superficies y espacios en las diferentes industrias alimentarias, estos detergentes eliminan los restos de materia orgánica y actúan sobre la suciedad adherida.
  • Detergentes ácidos: empleados especialmente en el sector lácteo, estos compuestos se caracterizan por su facilidad para eliminar los depósitos minerales e inorgánicos en superficies y ambientes.
  • Detergentes alcalinos: utilizados en las fases alcalinas de la industria láctea, estos detergentes destacan por su gran poder desengrasante.

Desinfectantes

  • Desinfectantes de amplio espectro: son compuestos con una gran capacidad de penetración y que garantizan una acción desinfectante inmediata e intensa.
  • Desinfectantes sin aldehídos: se trata de sustancias especialmente pensadas para tratar superficies sensibles a otros desinfectantes.
¿Qué medidas deben cumplir?

Como hemos explicado, por sus características, la industria alimentaria precisa de detergentes y desinfectantes especiales para abordar las tareas de higienización y desinfección. También que estos, además de una composición específica, cumplan una normativa concreta. Solo así podrán garantizar en la seguridad de los trabajadores del sector alimentario y del consumidor final.

Por eso es tan importante que, las empresas que se encargan de su fabricación y manipulación estén certificadas para hacerlo.

PRO3S y detergencia

Procesos a Terceros (PRO3S) es una de estas empresas. Certificada por el Ministerio de Sanidad y Política Social para la Fabricación y/o elaboración y/o transformación de detergentes y desinfectantes, dispone de experiencia y de personal cualificado para desempeñar esta labor. Y no solo eso.  Además de profesionales expertos y en continua formación, cuenta con infraestructuras y equipos especializados tanto en la fabricación de estas sustancias como en su envasado, lotificado, etiquetado y encajado. Una calidad y versatilidad que le han valido la acreditación RSIPAC – Nº 37.01780/B, pero también la confianza de clientes.